El Lobo debutó de local ante Guaymallén y cayó 2 a 1 con goles de González y Gómez. Marchetti anotó para el Mensana que acumula dos derrotas seguidas.

Gimnasia recibía a Guaymallén por la segunda fecha del Argentino B, intentando cambiar la imagen que dejó en su derrota ante San Martín. Enfrente tenía un duro rival, que le arruinó la tarde y sumó (al contrario del Lobo) dos victorias en dos presentaciones.

Antes de los diez minutos de juego, un tiro libre desde el sector izquierdo -producto de una falta a Clavijo -, y un centro raso de Pereyra que Delorte no pudo conectar, pudieron haber aventajado al local.

Sin embargo, Gimnasia fue dejando crecer al Cacique, que aprovechó los espacios para desplegar un juego más trabajado y dinámico que el que ofrecía el anfitrión. La recompensa llegó pocos minutos después: Ramiro Vélez disparó desde la medialuna y su remate se estrelló en el travesaño. La pelota quedó boyando en el sector derecho y desde ahí, un centro pasado encontró a Diego González, quien le ganó la posición a Bordicio y, de cabeza, puso al Tricolor arriba en quince minutos de juego.

Como en la primera fecha, el Lobo perdía casi desde el vestuario y no tenía otra opción que salir con todo  a buscar el empate.

Cerca de la media hora, Sergio Marclay se infiltró en el área rival y Mariano Méndez lo bajó desde atrás. El encargado de ejecutar el penal fue Mario Marchetti: toque de zurda esquinado para el 1 a 1 y delirio de la parcialidad Mensana.

El gol movilizó a ambos equipos, que buscaron el segundo tanto antes del descanso, Allí apareció un Gimnasia más ofensivo y batallador, que esperanzaba a sus hinchas con la remontada.

En la segunda mitad, el Lobo mostró una leve mejoría. Desde el inicio, Rebottaro apostó por los ingresos de Amaya por Anzorena y Villariño por Clavijo, que le dieron movilidad y juego a los locales.

Sobre todo de la mano del palmirense Oscar Amaya, el Lobo se acercó con más peligro al arco de Aracena, ahora con mejor manejo de la pelota y más cerca del área tricolor. Sin embargo, la defensa de Guaymallén fue siempre más que los intentos del equipo del parque y pudo mantener la tranquilidad.

El conjunto de Abaurre tenía más decisión. Había llegado con la idea de llevarse los tres puntos a Rodeo y lo tenía con el desborde de Mariano Gómez –recién ingresado- que Agustín Sanfilippo no pudo transformar en gol.

El grito visitante llegó con un tiro libre a los 38’ del segundo tiempo. El mismo Gómez cabeceó hacia atrás un balón frontal de Montiveros que la defensa blanquinegra no supo rechazar y decretó el 2-1 final.

Mucho descontento en la hinchada de Gimnasia y Esgrima, que otra vez decepcionó, y deberá trabajar mucho para reponerse de estas dos caídas en el arranque del Argentino B.

Síntesis:

Gimnasia y Esgrima: 1- José Ramírez, 2-Fernando Labaké, 3- Edelmiro Martinich, 4-Adolfo Tallura, 5- Mario Marchetti, 6- Gustavo Bordicio, 7- Sergio Marclay, 8- Diego Pereyra, 9- Alejandro Delorte, 10- Horacio Anzorena, 11- Claudio Clavijo.

Deportivo Guaymallén: 1-Cristian Aracena, 2-Marcos Benítez, 3- Rodolfo Braile, 4- Mariano Méndez, 5-Maximiliano Montiveros, 6-Brian Sosa, 7-Javier Castro, 8-Ramiro Vélez, 9-Diego González, 10-Rodrigo Zapata, 11-Agustín Sanfilippo.

 Goles: PT 15’ D. González (D.G), 25’ M. Marchetti (GyE). ST: 38’ M. Gómez (D.G)

Cambios: En Gimnasia ingresaron Oscar Amaya por Horacio Anzorena, Julio Villariño por Claudio Clavijo y Jesús Baldaccini por Alejandro Delorte.

El destacado en GyE: Oscar Amaya