Pasá y mirá la entrevista a Pablo Dorado, el DT de la Escuelita campeona.

Pablo Dorado es el entrenador de la categoría que se coronó campeona del Torneo de Escuelitas. Hace seis meses que dirige la Escuelita de Fútbol del club junto a Nicolás Díaz y, por supuesto, es hincha de estos colores.

Antes de la final que jugaron los chicos de la categoría 99-00, había expresado que para él “sería un orgullo ganar este título con Gimnasia”.

“Bueno, antes de salir a la cancha les di una charla a los chicos y le entregué un papelito a cada jugador con una frase. Les hablé más que nada de lo importante que es el compañerismo y jugar en equipo, y de que eso importa más que los resultados”, contó.

“También les hablé de estos colores, les dije que teníamos que salir a defender esto. Jugar por este club y por este grupo tan lindo que hemos formado”, cuenta el joven técnico mientras los jugadores de este Lobito posaban alrededor del merecido trofeo.

-¿Cómo fue ese partido tan complicado contra el Tomba?

-En el partido empezamos ganando tres a cero y ellos nos descuentan antes del entretiempo. En el segundo,  no lo podíamos creer, porque nos hicieron tres goles y nos  lo dieron vuelta 4 a 3. Por suerte, sobre el final lo empatamos, y un minuto antes nos pusimos de vuelta arriba, 5 a 4.

Ahí festejaron todos…

– Si, los chicos estaban todos como locos y yo también. Pasé de estar muy nervioso a ser el hombre más feliz del mundo.

-¿Es el primer torneo que se jugaba de este tipo?

– Si, es el primero que jugaban los chicos, y el primero que dirigí yo, así que era muy grande mi expectativa. El torneo era a sede única en Bermejo, pero tenemos la idea de que podamos ser locales cuando se termine de construir la nueva cancha de sintético bajo la patea del estadio.

-¿Y cómo es la familia de los chicos de Gimnasia, es de acompañar?

Si, fueron todos los chicos. Solo un equipo llegó a la final. Pero fueron a alentar todos. Padres, tíos, abuelos. Las familias estuvieron siempre presentes, en todos los partidos que jugamos. La verdad que el apoyo de ellos es muy importante porque siempre nos hacen sentir que están, y eso nos anima bastante.