Había que ganar y se consiguió, el Lobo salió a comerse la cancha y marcó apenas empezado el encuentro. Con goles de Corvalán y Albornoz, se liquidó la serie y se encendió la fiesta en el parque.